Situación crítica en el Paraguay: una impresión del Director de la Revista Masónica Fenix, el Hermano Raúl Pintos Grassi

jueves, 21 de junio de 2012

Situación crítica en el Paraguay: una impresión del Director de la Revista Masónica Fenix, el Hermano Raúl Pintos Grassi




El Reino del Revés




La capacidad de asombro ya fue superada, todo puede suceder dentro de lo que se diría “el universo de lo normal”. Y ese es el problema, que creamos que ya forma parte de la cotidianeidad. A menudo leo comentarios que indican que “somos un pueblo sin memoria”, y ¡Vaya que lo somos!

Ante el improductivo precedente párrafo, te invito a que me acompañes en el viaje que propone el retrovisor y veamos cuan cierta es esa gastada frase... Nuestro Presidente, el ex Obispo Fernando Lugo vivió días atrás otro triste episodio de su ya cansina novela sobre una nueva paternidad, novela esta que sí es una cuestión de estado ya que no solo desvía la atención a tan apremiantes necesidades de tener un mandatario en serio, sino que además pone a disposición de los familiares de sus descendientes de todo el aparato estatal y de esa forma ir apagando las fogatas de su foja de vida. Si bien su enfermedad tuvo sus cuestionamientos en lo que hace a su tratamiento, es una etapa casi superada a un año de la expiración de su mandato. Las muestras son otras en los laboratorios que analizan el recipiente de Fernando Lugo.

Saliendo de estos embrollos personales del primer magistrado, un monstruo alimentado por el mismo lo está por devorar. La lucha por las tierras no es un drama nuevo ni es marca registrada de este gobierno, pero esta modalidad y sus violentas características tienen ADN luguista. Los sin tierras fueron para Nicanor lo que los carperos lo son para Lugo, leía en un diario. Solo que a estos últimos se les fue la mano y al gobierno la pelota. Una masacre totalmente evitable en Curuguaty desnudó un festival de improvisaciones en el cual se cobraron vidas de policías e invasores en un desalojo sin precedentes. El primer muñeco descabezado fue el del Ministro del Interior, el médico, si, el médico pisa talones Carlos Filizzola. Buen tipo, pero no para ser el titular de una cartera tan sensible como la del interior.

En fin, la lista es larga. También están los viajes del Presidente, los diputados y su ampliación para el TSJE, las bloqueadas listas sábana de los senadores, la aclimatación del Chiqui, entre otras historias que fortalecen el titulo de este ensayo...

Y por qué somos desmemoriados? Porque somos los putos amos que seguimos dando a los cerdos de comer...

Lamentablemente la masonería en el Paraguay se seguirá llamando al silencio por su nula influencia en la sociedad.

Todo lo anterior forma parte del Reino del revés... en donde nada un pájaro y vuela un pez...


Fuente: Editorial/Revista Masónica Fenix



Te gusta?